Sonríe, es gratis y contagioso

7
ago
2012

Voy a trabajar todo el mes de agosto. No pasa nada. Ya se que hace calor, pero vivo con la ilusión de mis futuras vacaciones. Llegarán esas vacaciones. En septiembre o en octubre. Llegarán. Entretanto vivo en Madrid, estoy trabajando y no puedo quejarme. Pero estos días se me está haciendo cuesta arriba. Esta es una entrada un poco distinta a las que os tengo acostumbrados, pero necesito desahogarme. Y madredemialma es mi resquicio de felicidad, mi dosis de buen rollo y de bonitismo diario. [...]

Yo Soy Esa

3
abr
2012

Hola, me llamo Ana  y tengo superpoderes.   En este blog, aunque hable de mil cosas, siempre hablo de mi, de cosas que me gustan. Pero creo que nunca me he presentado oficialmente. He actualizado la sección Sobre mi.  Así que para los amantes del cotilleo  no podéis dejar de pasar por allí. Os hablo de mis pasiones y mis vocaciones. Y os hablo de por qué existe madredemialma y por qué estoy ahora sentada escribiendo esto para que lo leáis vosotros. Por mis entradas [...]

Las divagaciones de laU [ IX ]

11
nov
2011

Imagen Fue en una entrevista de trabajo, que me preguntaron – ¿Qué harías primero?, ¿una cosa importante o una urgente? En aquél momento yo respondí bien; bien acorde a mis ideales, que eran más altos que nunca, y pensé “la urgente no ha dicho que sea importante”. Y siempre ha de hacerse lo más importante primero. Obviamente, no me volvieron a llamar, porque esa no era la respuesta que demanda la sociedad. Años después recordé este momento, cuando de repente descubrí que la sociedad me [...]

Princepesseando con el pie izquierdo

10
nov
2011

Esta semana escribo desde el exilio. Que no cunda el pánico. No es debido a ninguna rebelión en el castillo. Sólo es un viaje de trabajo que me hace visitar el pais vecino durante unos días. Esta semana me está costando principessear. Madrugones, lluvia, tormentas, el GPS se equivoca, reuniones canceladas, comidas a deshoras… No son grandes tragedias, pero que levante la mano quien no se ha enfurruñado un día por cuatro tonterias. Y es que hay días que nos levantamos con el pie izquierdo y [...]